viernes, 17 de mayo de 2019

El Último Sobreviviente Chileno del Combate Naval de Iquique

Wenceslao Vargas Rojas
El último sobreviviente Chileno
del Combate Naval de Iquique


En la Bahía de Iquique un Miércoles 21 de Mayo de 1879, ocurre uno de los enfrentamientos más importantes durante la campaña naval de la Guerra del Pacífico, donde se enfrentaron el Monitor Huáscar al Mando del Capitán Miguel Grau Seminario y la Corbeta Chilena Esmeralda al mando del Capitán de Fragata Arturo Prat Chacón y con una tripulación de 201 marinos, de los cuales 143 murieron en batalla, tras 3 espolonazos del Huáscar hacia la Esmeralda, 3 abordajes valientes y combatientes que dieron todo hasta cuando en el último momento en que se hundía la Esmeralda se escucha un último cañonazo realizado por el guardiamarina Ernesto Riquelme gritando Vivas a Chile.

Grau dispone el salvataje de los Naufragos, posteriormente los marinos sobrevivientes fueron conducidos como prisioneros a la localidad peruana de Tarma y fueron intercambiados por prisioneros del Huáscar en relación hombre por hombre y grado por grado terminando el proceso a fines de diciembre de 1879.

Uno de esos sobrevivientes es Wenceslao Vargas Rojas, nacido en Monte Patria el 28 de septiembre de 1861, Marino y Militar Chileno reconocido como “el último sobreviviente de la Corbeta La Esmeralda”, como se acostumbraba en la época empezaban a trabajar muy jóvenes, incluso niños, por lo mismo ejerció varios oficios en distintas partes del país, fue así como llego a Perú a trabajar en faenas de Construcción y Marina. Según relata su hija Elvira Vargas Portilla para el Diario La Región, en publicación hecha el 21 de Mayo de 2016 “En medio de un viaje a Perú, se encontró con el conflicto, por lo que decidió volver a Iquique, los peruanos le decían que se quedara, que no pasaría nada, pero el viajó de regreso y se enroló. Entonces él tenía 16 años”.


Al enrolarse fue destinado a la Corbeta Esmeralda en calidad de Grumete, bajo las órdenes de Arturo Prat Chacón, en el combate Wenceslao Vargas, estaba a cargo del cañon seis, al caer al mar se mantuvo flotando gracias a que sabía nadar y una tabla que lo ayudo a mantenerse hasta que a los sobrevivientes los rescatan y toman prisioneros, siendo liberado el 23 de noviembre de 1879, debido a un intercambio de prisioneros acordado entre Chile y Perú. Luego participó en la Primera Campaña Militar de la Guerra del Pacífico.

Terminada la Guerra fue Licenciado de la Armada de Chile en 1885 por incapacidad física, producto de una herida sufrida en su pierna, recibió una medalla conmemorativa por los servicios prestados y en 1953 se le nombra con el grado de Vicealmirante y fue declarado hijo Ilustre entre otras ciudades en La Serena.

Durante su vida posterior a la guerra, llego a La Serena donde se dedicó al comercio, vendiendo carbón, leña y pescado frito. Falleció el 15 de Mayo de 1958 a los 96 años en Valparaíso, siendo así “El último sobreviviente Chileno del Combate Naval de Iquique”.

jueves, 9 de mayo de 2019

Las Cruzadas Resumen


Las Cruzadas fueron una serie de expediciones y guerras liberadas entre los siglos XI al XIII, durando casi 200 años desde el año 1095 al 1291 y los ejércitos enfrentados eran los ejércitos reunidos  por los reinos Cristianos de Europa y la mayor parte de los ejércitos Musulmanes del Asia Menor y Mediterráneo Oriental.

El objetivo,  restituir la autoridad política apostólica Romana en el Territorio de los relatos de la biblia y por sobre todo del nuevo testamento, territorio que se encontraba en poder de los Musulmanes.

Lo más importante era recuperar Jerusalén donde los cristianos más devotos peregrinaban, y producto de la decretada intolerancia religiosa de los Musulmanes corrían mucho riesgo, siendo perseguidos cruelmente, a pesar que en algunos casos había tolerancia a las distintas religiones por parte de los Musulmanes.

Detalle de una miniatura medieval del
Sitio de Antioquía de Les Passages d'Outremer de Sébastien Mamerot

Causas de las Cruzadas


Turcos Selyúcidas procedentes del Asia Central conquistaron Bagdad, Alepo, Armenia, empezaron las incursiones en el Imperio Bizantino, derrotando a los Bizantinos en el año 1071 en la “Batalla de Mantzikert” y la captura del Basileus Romano IV Diógenes jugando un importante rol en la caída de la autoridad del imperio Bizantino en Anatolia y Armenia, siguieron con el control de Jerusalén con una campaña de intolerancia religiosa hacia los cristianos.

Las noticias de que los Sarracenos actuaban con maldad hacia los cristianos llegan a Europa y en 1095, el emperador bizantino Alejo I Comneno envió legados a occidente solicitando ayuda militar contra los Selyúcidas. El mensaje fue recibido por el papa Urbano II,  éste se encontraba a la sazón en el Concilio de Piacenza, y en noviembre de aquel año convocó el Concilio de Clermont para debatir el asunto. El concilio brindó la ocasión para emprender la primera de las cruzadas, siendo el 27 de Noviembre la fecha en que el Papa Urbano II le declara la guerra a los Musulmanes que controlaban Tierra Santa.

Consecuencias de las Cruzadas


Las consecuencias de las cruzadas están relacionadas con lo político, social, cultural y por sobre todo en la religión, antes de empezar las Cruzadas, en Europa se estaba sumida en una especie de Anarquía endémica, donde los reinos y sus señores feudales estaban en constantes guerras, el hecho de recibir el llamado del Papa a las cruzadas, produjo un gran fervor religioso, haciendo que los esfuerzos militares se enfocaran en un solo objetivo, produciendo una de las principales consecuencias, la cual  es que las Monarquías se fortalecieron en detrimento de los Ricos señores feudales, ya que muchos de éstos perderían gran parte de sus tierras y riquezas, otros muchos fallecieron en las mismas cruzadas o simplemente no volvieron, provocando una gran escases de mano de obra.

Surge la una nueva clase social, llamada Burguesía, la cual está compuesta de artesanos y comerciante que fueron los que proveían de armas, herramientas y todo lo necesario para las expediciones.

Se fortalece el comercio entre Europa y Oriente, sobre todo en el Mar Mediterráneo, ciudades como Pisa y Génova se transforman en grandes centros comerciales.

Los constantes intercambios culturales, produce mejoras en la forma de hacer agricultura, movilizando el conocimiento de tecnologías y la forma de llevar a la misma.

Finalmente el hecho de que se usara el fervor religioso, produce el fortalecimiento del cristianismo y los símbolos dentro de Europa, posicionando el eje político de Roma y el Papado, esto a su vez produce que la población se cree una animadversión hacia los Judíos y Musulmanes.

Artículos Anteriores:

¿Qué es la Edad Media? Resumen
Alta Edad Media
Baja Edad Media

Artículos Siguientes: