miércoles, 19 de diciembre de 2018

¿Existe o existió Santa Claus?

Por: Fernando Maureira Budinich y mi hijo Agustín (12 años)

Santa Claus de Haddon Sundblom
Santa Claus, Viejito Pascuero, Papá Noel, San Nicolás son algunos de los nombres más populares con que se conoce a éste personaje mítico, que trae regalos a los niños en Navidad. ¿Existe o existió realmente? ¿Por qué trae regalos en Navidad?, vamos a tratar de resolver éste misterio acá.

La Navidad es la celebración del Nacimiento de Jesús, para la mayoría de los cristianos,  el cual se ha tomado como fecha la noche del 24 de diciembre pasando al 25, la razón de ésta fecha la dejaremos para un próximo post, porque el personaje que nos interesa es Santa Claus.

¿Por qué un blog destinado a estudiar la edad media le puede interesar saber sobre Santa Claus?, porque de acuerdo a la información que hay sobre éste personaje, se ha transformado en protagonista en una forma de celebración muy popularizada en la edad media, a pesar de que muchos sabemos que la imagen que se ha popularizado en el Siglo XX, es la que usó y ha usado por años la famosa bebida Coca Cola.

El Santa Histórico es un Obispo de Mira antigua ciudad Licia de la Anatolia Egea, actualmente Turquía, del siglo IV, nacido en una familia acomodada el año 280 en Mira, su padre deseaba que fuera un comerciante igual que él, en cambio su madre quería que siguiera los pasos de su tío Obispo de Mira, lo que le produjo un gran dilema siendo un niño, pero la miseria producida por la Peste, además de llevarse a sus padres, hizo que tomara una decisión.

Fue ahí cuando el muchacho conmovido por la situación de los enfermos, la muerte y la miseria, hizo que repartiera su herencia entre los más desposeídos, partiendo hacia Mira a vivir con su tío para ordenarse como sacerdote a los 19 años y al morir su tío fue elegido como Obispo de Mira.

San Nicolás de Myra
Su nombre es Nicolás y es conocido en Occidente como Nicolás de Bari, debido a que cuando los Musulmanes invadieron el territorio griego que hoy es Turquía, los cristianos en el año 1087 lograron rescatar sus reliquias, llevándolas a la ciudad de Bari en Italia, en cambio en el Oriente es conocido como Nicolás de Mira (o Myra) por razones obvias de su procedencia.

La popularidad del Santo se debió a la cantidad de Milagros que se obtuvieron al rezarle, lo que provocó que se extendiera por toda Europa en forma muy rápida, construyéndose cientos de templos en honor a su figura, tanto que en Roma en el año 550 se construye uno en su honor.

Fue considerado como Santo debido a las historias que se contaban sobre él, sobre todo las relacionadas con milagros, además de la bondad que siempre mostró con la gente pobre, característica que mostro siempre con su desprendimiento de sus posesiones incluso antes de ser sacerdote.

Entre las leyendas que lo acercan a la figura que hoy conocemos está la de que una vez alguien acuchilló a varios niños, el sacerdote rezó por ellos obteniendo su curación casi inmediata; otra es que un empobrecido hombre no podía reunir la dote para casar a sus hijas, condenándolas a ser solteronas, pero Nicolás cuando cumplieron la edad para casarse el les dejó en forma secreta en sus calcetines bolsas llenas de oro.

De ésta forma se empieza a entrecruzar las tradiciones que venían del imperio romano y el cristianismo, donde en Roma se celebraba n fiestas a mediados de diciembre en honor a Saturno (Cronos para los Griegos) al final de las cuales los niños recibían obsequios de los mayores, hoy en día tenemos una mezcla de mitos en torno a Santa Claus, desde los inmigrantes Holandeses que llegaron a Nueva York, la Sátira de Washington Irving de 1809 “Historia de Nueva York”, hasta la fisonomía del hombre gordo y barbudo dada en 1863 gracias al dibujante alemán Thomas Nast y la figura rediseñada en 1931 por el pintor Haddon Sundblom por encargo de la Coca Cola.

Ahora lo importante de toda ésta historia, finalmente no es el Santa Claus actual, sino el sentido de éste personaje, mítico y maravilloso, el cual para honrar el nacimiento de Jesús, hace un acto de desprendimiento, donde llama a las familias a reunirse en torno a un mensaje de amor, paz y protección de nuestros hijos y prójimo , donde aunque sea una vez al año nos miramos a las caras y somos capaces de absorber parte de esos valores, seamos o no cristianos, católicos, ortodoxos o ateos.

Aquí les dejo un link, para quienes quieren darle un sentido especial en ésta navidad regalando un juguete a un niño, hay muchas más opciones, pero les dejo ésta opción...click aquí

Un abrazo grande a todos.



2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas Gracias, no olvides seguirnos en nuestras redes sociales, en ésta misma página puedes darlos like en Facebook, Youtube e instagram

      Eliminar

Tu opinión y crítica constructiva es siempre bienvenida